Delta- Jesús Anleu-Una plena confianza de dejar todo en manos del Señor

Testimonio Brecha Delta

Hola! Mi nombre es Jesús Anleu de la comunidad Jésed en Monterrey, México y el pasado año 2017 (Enero-Diciembre) tuve la gran oportunidad de estar sirviendo en la comunidad Árbol de Vida como Delta y ha sido el tiempo de transformación más grande en mi vida, a continuación les comparto un poco de cómo fue.

Puedo resumir mi tiempo de Delta en 3 grandes momentos:: El planteamiento(La confusión), El desarrollo (la transformación) y el desenlace (la lluvia de gracia y la tormenta de preocupación)

El Inicio

Todo comenzó el 17 de Enero del 2017 y la forma en como llegue a Costa Rica fue más lleno de inseguridades que de ganas por servir, no tenía muy claro por qué había tomado esa decisión, tenía muchas luchas internas y también todo el proceso fue muy rápido (mande mi solicitud a finales de Octubre y en Enero ya estaba viajando) en pocas palabras a diferencia de mucha gente que hace la Brecha yo solamente estaba lleno de Confusión. En varios momentos cuando llegué me sentía un poco dejado de lado o que la gente me veía diferente por ser un Delta y no un brechista, por ser menor, no sé, siento que daba la impresión de que no estaba listo para algunas cosas o que no era lo suficientemente maduro. A pesar de eso el Señor se vio muy bueno conmigo ya que me fue cuidando en todo este inicio, pude vivir con una familia el primer mes (Los Wheelock Cordero) y tuve mi tiempo en donde me pude acomodar y asimilar cómo sucedía todo ya que apenas iban a  empezar las actividades comunitarias.

El durante

Al acercarse mi primera fecha de terminar (Julio 2017) sentía una inquietud muy fuerte por parte del Señor, él me decía que aún no estaba listo, así que decidí tomarme un tiempo para discernir si debía extender mi tiempo en Costa Rica, después de un tiempo de oración decidí quedarme 6 meses más lo cual estaba completamente fuera de mis planes y era muy difícil porque era atrasarme en mis estudios, más tiempo lejos de mi familia, más tiempo de incomodarme y la verdad no lucía muy bien. Pero definitivamente el Señor tenía una visión totalmente diferente me hizo ver el corto caminar que ya llevaba y el bien que me había hecho dejarme transformar por él. Este fue el verdadero llamado a la Brecha que experimenté y donde ahora si no quedaba ninguna duda de aceptar lo que el Señor trajera con su voluntad.

El Desenlace

Al final de mi brecha me sentía un hombre que realmente tenía una relación única con el Señor, sentía que mis dones se habían utilizado al máximo y que Dios me había regalado una perspectiva muy diferente de las cosas, había madurado bastante y me sentía pleno en ese momento de mi vida, una verdadera lluvia de gracia. Después me tuve que enfrentar con el hecho de tener que continuar con mi vida al regresar y eso me causó mucho miedo ya que existía una incertidumbre en todos los aspectos: la universidad, la comunidad, mi familia, mis planes a futuro. Pero por primera vez en mi vida sentí una plena confianza de dejar todo en manos del Señor ya que él me regaló todo lo que necesitaba en ese momento, me dio hermanos muy cercanos, una certeza de que él me iba a acompañar en todo momento y un deseo muy fuerte por aferrarme al llamado comunitario. Hasta ahora las cosas no han sido lo más increíbles pero de verdad tengo una esperanza en que el Señor me sigue transformando y no puedo dejar de estar agradecido por todo lo que ha puesto en mi vida y como me sigue guiando a través de su gracia.

“Porque yo, el Señor tu Dios, te he tomado de la mano; yo te he dicho ‘no tengas miedo, yo te ayudo’ ” Isaías 41,13

 

 

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*