Raúl Mungia-Como en Casa- testimonio de Mi Brecha

Mission, TX | Raúl munguía

CUANDO DIOS TE LLAMA

 Hace aproximadamente 9 meses el señor ponía en mi un sentimiento de darle un año de mi vida a Él, algo que realmente me estremeció pues tan solo de pensarlo era difícil para mí, así que decidí vivir 4 meses en casa de hermanos para discernir este llamado que Dios me estaba haciendo y a lo largo de este tiempo con un ambiente más apropiado y en constante oración, Dios me hablaba muy claro y reafirmaba su voluntad en mi vida; hacer la brecha ya no era un opción para mí, se había vuelto un responder al señor, decirle SI, a la misión que me había encomendado.

Y EMPEZO TODO

Así que para el 8 de enero ya estaba en Monterrey tiempo de mucha gracia, pues lo he sentido como un regalo de Dios hacia mi. Pues sabia que monterrey no era mi lugar de destino para hacer la brecha, pero a lo largo de los 2 meses que Dios permitió que estuviera en Monterrey me dio entendimiento porque estaba permitiendo que yo estuviera ahí. Un tiempo para afianzarme a El, para sensibilizarme en el espíritu y que nuestra relación personal entre El y yo, se volviera estrecha y fuerte.

Y cuando hablo que he sentido ese tiempo como un regalo de Dios hacia mi, es porque como ya saben mi hermana se casara en unos meses, Ella lleva viviendo alrededor de 4 años en Monterrey y durante este tiempo pues realmente me había sentido como hijo único.  Y el estar viviendo 2 meses en la misma ciudad donde esta mi hermana fue un gran regalo para mi, pues podida sentir ese sentimiento de hermanos de nuevo, el cuidarnos el uno al otro, acordar una tarde para ir al cine, ir a un restaurante a comer, ir por un café o simplemente platicar; ese sentimiento el cual hace mucho que no sentía y por otra parte Dios también me permitió conocer mas a Marco, su ahora Comprometido, darme cuenta de quien era en verdad el hombre que Dios había destinado para mi hermana.

Todo esto además de vivir grandes experiencias, de haber forjado grandes relaciones de hermandad y de llevarme mucho aprendizaje, donde Dios me había regalado 2 excelentes meses, pero en mi corazón sabia que mi brecha apenas iba empezar y el verdadero reto apenas llegaría.

Actualmente soy el primer Brechista de Familia de Dios, en Mission, Texas, Una comunidad pequeña, pero con un gran celo y anhelo por el Señor, ya que, con sus 6 años de estar tratando de formar comunidad, ah sido un contante crecimiento para ellos como familias y como comunidad. Desde el 11 de marzo hasta hoy, ha sido un contante descubir en Familia de Dios, pues sus misiones de jovenes son pequeñas (MJ y MCU) y sin lugar a duda, ah sido algo verdaderamente retante para mi, ya que el deber de tratar que las misiones cumplan sus objetivos y llevar su misión a cada uno de los integrantes, haciendo mucho hincapié sobre lo que nos falta trabajar con los jóvenes y además tratando de seguirnos nutriendo de formación.

Pero todo este reto se ha vuelto algo que estoy disfrutando junto con los hermanos y hermanas que tienen ese anhelo en el corazón, de que la misión crezca en todos los ámbitos, gente realmente comprometida por lo que están haciendo y eso me ha nutrido bastante e incrementa este gozo por seguirle sirviendo a Dios con excelencia.

Semana santa fue un gran tiempo de gracia por parte del Señor, he visto como se ah derramado entre nosotros, entre la comunidad, pero especialmente entre los jóvenes, una fuerte porción de fuerza, ganas, fe y amor hacia el Señor.  Todo lo que paso en semana santa, este tiempo de gracia del señor, realmente ah sido una bocanada de aire para dar un nuevo comienzo.

LA HISTORIA CONTINUA

Para el dia de hoy las misiones se han visto bendecidas por Dios, arrebatando su promesa hacia nosotros y fijando una alianza con cada misión. Alianza que se ha visto palpable por cada uno de nosotros. Dios ha sido bueno y nos esta proveyendo de jovenes, ya que de tener 10 integrantes constantes en MCU, para la ultima asamblea recibimos 27 jovenes.

Esto es un poco de todo lo que he podido vivir acá en Missión,TX. sobra decir que la comunidad es muy hospitalaria y en verdad me he sentido muy bien, me han hecho sentir en casa y muy querido por todos ellos.

¡Sigamos sirviendo a Dios para su gloria y para gloria de su reino!

 

RAÚL munguía

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*