Alexis Jiménez-La Historia de mi Vida en la Brecha-Parte 1

La Historia de mi vida en estos 6 meses que llevo como Misionero Voluntario en la Brecha:

En Septiembre del año pasado la comunidad, mis familiares, muchos clientes y amigos me mostraron su apoyo  dándome la bendición para viajar al otro lado del mundo. Al tomar mi vuelo me sentí como un guerrero valiente y preparado para cubrir la brecha que hay en Vitoria. Desde antes de salir yo ya sabía que la batalla era difícil, pues el enemigo ha atacado estas tierras con toda su furia, y efectivamente, en cuanto llegué lo comprobé.

El Señorío de Jesús es una comunidad pequeña, unas 60 personas, pero fantástica. Se siente el poder del Señor, Dios habla a la comunidad fuertemente, los lazos de hermandad son muy buenos, dan de comer delicioso, son atentos, tienen muchas actividades, tienen programa de infantes, niños, adolescentes, jóvenes, matrimonios y hasta un programa para la tercera edad. Sin embargo en algún momento se comenzó a endurecer su corazón, a cansar sus cuerpos y a menguar los ánimos, eso se escuchaba en su voz. En la primera semana que estuve aquí muchos de ellos me dijeron: ¡Qué bueno que viniste! Aquí hay mucho que hacer pero, la situación está muy difícil, los católicos de Vitoria son pura gente mayor que va a misa, a las actividades evangelísticas no llega la gente y los que llegan no permanecen, los jóvenes no quieren y no les importa hablar de Dios, esperamos puedas hacer algo con nosotros.

Wow, de un momento a otro me sentí cargando con todo un pueblo; El Mago Alexis dedicado a transmitir fe y esperanza llegó a un lugar que la estaba perdiéndo sin darse cuenta. En esos días el Señor con su sutileza puso en mi corazón: Para eso te he preparado, para eso has vivido lo que has vivido; entendía el argumento pero no podía dejar de preguntar ¿qué quieres que haga? ¿qué quieres que diga?

En el transcurrir de los días Él fue poniendo ante mí situaciones poco comunes que me comprobaban a mí y a los hermanos que estaban conmigo que en Vitoria sí hay católicos, que hay más de lo que ellos creían y que no solo son católicos los abuelos que van a misa. El Señor me mostró que hay gente muy cercana a ellos y que ellos no sabían que eran católicos. Se descubrió ante mis ojos una realidad que daría un discurso claro y muy fuerte  a mi Brecha: Si no conocemos más católicos es porque no estamos hablando de Dios a los que están a nuestro lado.

Es una frase fuerte, dolorosa y real, es una frase que no tengo idea desde cuándo se viene haciendo, pero en cuanto comencé a encarar a la gente para que se diera cuenta de esta realidad, otra cosa comenzó a surgir. Tal vez la palabra encarar suena un poco agresiva pero tal vez es  la indicada. El carácter de los latinos es más suave, buscamos cómo decir las cosas (estoy generalizando), muchas veces atendemos los detalles, en comunidad nos enseñan a corregir con amor. De este lado del mundo la gente es ruda, te sueltan lo que piensa, lo que creen, les gusta debatir fuertemente y siempre tener la razón, los comunitarios son un poquito más dulces pero siguen el patrón. Por eso después de que ellos abrían su corazón, con una negatividad de la cual no se dan cuenta, con esa misma confianza y directo a la cara les he dicho lo que el Señor me ha mostrado.

A pesar de esto, todos y cada uno de mis hermanos del Señorío de Jesús son personas que me han dado grandes lecciones de humildad y de apertura del corazón. Tienen ese deseo de que el Señor siga formando a este pueblo, ansían gente comprometida con quien caminar. En los últimos años la comunidad ha experimentado algunas bajas de hermanos que ya tenían compromiso completo, han pasado por el proceso de “Sacudir el manzano”. Muchos frutos se cayeron y el árbol quedó lastimado, pero ahora las manzanas que quedan son hermosas, frutos llenos de propiedades y dones, hojas y ramitas que van creciendo plenamente sin otras que no se lo permitan, un tronco grueso, lleno de experiencia, y el Agua viva hace que siga echando raíz más y más profunda.

Dentro de estas raíces profundas estamos trabajando directamente para proyectos con la diócesis, como los cursos Alpha (cenas evangelísticas que están funcionando mucho en Europa). También vamos muy de la mano con la pastoral juvenil. Y llegado a este punto has de preguntarte ¿en que está sirviendo exactamente? Pues específicamente estoy sirviendo en Fuego Nuevo (es como MCU), aquí apoyo en ocasiones dando enseñanza, llevo un grupo de crecimiento, apoyando para la preparación de diferentes asambleas y actividades evangelísticas. También estoy sirviendo en KAIRÓS como secretario en las reuniones de trabajo y llevando a cabo lo que me pidan, retiros zonales, formación, etc…, ayudo puntualmente en música o en algunas actividades de los demás sectores de la comunidad, como en el retiro de familias, la fiesta de navidad. Y un servicio más que es el de Escolapias.

Escolapias es una escuela católica, de las pocas que quedan en Vitoria. En ella se hace algo que se llama Oración Continua, esto es llevar a la capilla una vez a la semana a los grupos de secundaria, ahí tenemos un tiempo de dinámicas, charla y oración. Desde hace unos años la comunidad ha apoyado a esta escuela ya que es un nicho evangelístico muy grande, el año pasado Fer y Dany hicieron un maravillosos trabajo y este año me ha tocado a mí. Éste es uno de los servicios más divertidos y estresantes ya que en la secundaria hay gente que sí te quiere poner atención y gente adolescentes que sólo te quieren hacer la vida de cuadritos. Pero lo que más me ha gustado de este servicio es cuando descubro cómo los chicos comienzan a interesarse en lo que les dices pues a pesar de estar en un colegio católico, no conocen a Jesús.

La cercanía con Dios mediante la oración, lo directo de la cultura y la sonrisa que me ha regalado el Señor, han sido mis armas de batalla. Hace un mes llegó otro brechista y eso en verdad me hace feliz, ¡Han llegado los refuerzos y las puertas del infierno tiemblan!! Aquí se necesitan manos dispuestas a quemarse para servir a los hermanos, manos capaces de subordinarse y a la vez ser proactivas, se necesitan guerreros felices, se necesitan hombres y mujeres decididos a morir en la línea de batalla soportando a sus hermanos, Vitoria necesita brechistas, Madrid necesita brechistas, Portugal necesita brechistas. ¡Ser brechista es de lo mejor que me ha pasado, he reído, llorado y  disfrutado!

Sabes, mi llamado a ser misionero comenzó hace 10 años, pero esta historia te la contaré en otra carta, por lo mientras te quiero dar las gracias por tus oraciones, recuerda si el Señor te da alguna cita o sentir sobre mi brecha, vocación o servicio mándamela, son muy importantes. También quiero dar las gracias a todas las personas que me brindan apoyo económico. ¿Te gustaría apoyar o conoces a alguien que podría hacerlo?  ¡Contáctame por Whatsapp!  +34 675955481  En verdad toda ayuda se agradece.

 

Att. Alexis Jiménez

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*